La pregunta del millón, ¿el tomate es una fruta o una verdura?

Los tomates son posiblemente una de las ofertas de productos más versátiles de la temporada de verano.

Normalmente, se agrupan junto con las verduras en el mundo culinario, pero es posible que también los hayas visto metidos en el grupo de las frutas.

En este artículo te ilustraremos a cerca de si los tomates son frutas o verduras y por qué a veces se confunden con uno u otro.

Para empezar, ¿cuál es la diferencia entre una fruta y un vegetal?

Nutricionalmente, las frutas y verduras reciben mucha atención por ser fuentes ricas en vitaminas, minerales y fibra.

Aunque tienen mucho en común, las frutas y los vegetales también tienen algunas diferencias distintivas.

La clasificación botánica de frutas y verduras se basa principalmente en la estructura y función de la planta.

Las frutas se forman a partir de flores, tienen semillas y ayudan al proceso de reproducción de la planta. Algunas frutas comunes incluyen manzanas, melocotones, arándanos y frambuesas.

Por otro lado, los vegetales son las raíces, tallos, hojas u otras partes auxiliares de la planta. Algunas verduras conocidas incluyen espinacas, lechuga, zanahorias, remolachas y apio.

Cuando se trata de cocinar, el sistema de clasificación de frutas y verduras cambia significativamente en comparación con la forma en que se clasifican botánicamente.

En la práctica culinaria, las frutas y verduras se utilizan y aplican principalmente en función de sus perfiles de sabor.

Generalmente, una fruta tiene una textura suave y tiende al sabor dulce. También puede ser algo agrio o picante. Es más adecuado para postres, pasteles, batidos, mermeladas o para comer sola.

Por el contrario, las verduras tienen un sabor más blando y posiblemente amargo. Por lo general, tiene una textura más dura que la fruta y, aunque algunas se disfrutan crudas, pueden requerir cocción. Son los más adecuados para platos sabrosos como salteados, guisos, ensaladas y guisos.

Los tomates son frutas botánicamente porque se forman de una flor y contienen semillas, pero muy a menudo se clasifican como vegetales.

Gran parte de la confusión acerca de si un tomate es una fruta o una verdura proviene de las aplicaciones culinarias para los tomates.

Cocinar es tanto un arte como una ciencia, que tiende a dar lugar a una mayor flexibilidad en la forma en que se clasifican los diferentes alimentos.

En la cocina, los tomates se suelen usar solos o combinados con otros vegetales en platos salados. Como resultado, se han ganado una reputación como verdura, a pesar de que técnicamente son una fruta para los estándares científicos.

Los tomates no son los únicos alimentos que luchan con este tipo de crisis de identidad. De hecho, es bastante común que las plantas clasificadas botánicamente como frutas se usen como vegetales en la práctica culinaria, frutas como el pepino, las berenjenas o los pimientos.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en tus redes sociales!