Llega el momento de reunirse a la mesa y disfrutar con la familia de las fiestas y, en Frutas Alex y Soler, te proponemos hacerlo con un menú típico de la Navidad vasca.

 

Hace años la cena típica de Navidad consistía en un menú en el que imperaban las verduras de temporada y los productos del mar. De hecho, se consumía con frecuencia coliflor o berza y, en la frontera con Navarra, era y sigue siendo muy típico el Cardo.

En Frutas Alex y Soler os animamos a darle un toque de tradición y de innovación a vuestra Navidad y, por ejemplo, servir a vuestros comensales como entrante una deliciosa crema de Coliflor al Curry que no sabemos si os acordáis pero hace tiempo publicábamos en nuestro blog.

Y del salado al dulce, las manzanas asadas, la compota con frutas de temporada o las castañas eran los imprescindibles en las mesas navideñas vascas y, en Frutas Alex y Soler, nos encanta el Marrón Glacé y ¿sabes cómo prepararlo?

Compartimos con vosotros esta deliciosa receta que hemos encontrado en Directo al Paladar:

 

INGREDIENTES (Para 6 personas)

  • Castañas 40
  • Azúcar 200 g
  • Agua 200 ml
  • Canela en rama
  • Cáscara de limón

 

ELABORACIÓN

  1. Cocemos las castañas para poder pelarlas con facilidad para ello las haremos un agujero en la zona central y las pondremos en una olla con agua. Cocinaremos unos 10 minutos.
  2. Retiramos la cáscara a las castañas y las quitamos la piel interior. Solo nos quedaremos con las castañas que estén enteras, si se parten en la cocción o al pelarlas, las reservaremos para otras elaboraciones.
  3. Elaboramos un almíbar disolviendo la misma cantidad de azúcar que de agua en un cazo y lo llevaremos a ebullición.
  4. Añadimos la cáscara de limón y la canela y dejamos que reduzca unos minutos.
  5. Mientras, ponemos de nuevo a cocer las castañas, en esta ocasión, peladas. Pondremos en una olla agua limpia y fría y coceremos unos 20 minutos.
  6. Metemos las castañas cocidas en el almíbar reducido y cocemos 10 minutos para que cojan el sabor. Apagamos el fuego y dejamos enfriar 24 horas.
  7. Volvemos a cocer las castañas en el almíbar durante 5 minutos y volvemos a dejar reposar durante 24 horas.
  8. Repetimos una vez más la operación y, pasadas 24 horas, retiramos las castañas.
  9. Reducimos el almíbar hasta que casi no quede líquido y volvemos a meter las castañas. Este último paso es el que les dará el clásico glaseado a los frutos.
  10. Dejamos escurrir en una rejilla las castañas y cuando estén secas…

¡A disfrutar de un dulce y exquisito bocado!